Progresismo, precarización y ajuste en el Comahue: la resistencia de las mujeres

RECTORADOEl Comité Editorial de la Revista Propuesta Marxista expresa su apoyo a la lucha de las trabajadoras de limpieza de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Comahue, quienes mantienen tomado el Rectorado de dicha Universidad en reclamo por su reincorporación y en contra de la tercerización de su relación laboral con la institución universitaria.

La pelea protagonizada por las trabajadoras tiene una importancia que excede los marcos del conflicto, pues su condición de mujeres trabajadoras tercerizadas es el punto de confluencia de las miserias de nuestra sociedad: el capitalismo que procura aplastar la resistencia de los trabajadores mediante la división entre quienes se encuentran en planta permanente y quienes están tercerizados; el estatismo, que desmiente en los hechos (penalización del conflicto y persecución a las trabajadoras que defienden sus derechos) el tan declamado carácter de “representante de todos” atribuido al Estado; la educación pública, que declara su vocación igualitarista y excluye a las trabajadoras de la igualdad con el resto del colectivo laboral; la institución universitaria, que reproduce las relaciones capitalistas mediante su prédica del discurso del mérito y el esfuerzo, en tanto mantiene la más completa desigualdad entre quienes gozan de los beneficios materiales de la institución (buenos salarios, viajes al exterior, etc.) y la “chusma” de estudiantes y trabajadores; el progresismo, que declara su vocación por las reformas progresivas, siempre y cuando no afecten la posición económica de sus defensores y no los obligue a confrontar con el capital; el patriarcado, que somete a las compañeras a una doble opresión y que pone el grito en el cielo cuando se atreven a rebelarse contra su condición de trabajadoras tercerizadas y contra su posición subordinada respecto a los varones (la extensión del conflicto y la negativa a atender sus reclamos se relaciona directamente con su condición de mujeres).

El empecinamiento de las autoridades universitarias en no llegar a un acuerdo con un grupo de 10 trabajadoras sólo se explica a partir de que la lucha de las compañeras ha puesto al desnudo las miserias del sistema. No se trata únicamente del antagonismo capital-trabajo; las compañeras han demostrado el conjunto de complicidades, el doble discurso, la hipocresía y las jerarquías implícitas que sostienen la dominación del capital. ¿Cómo un grupo de mujeres trabajadoras tercerizadas osa desafiar a la Universidad? Una vez más se comprueba que las instituciones estatales defienden la igualdad en tanto los defendidos no la reclamen en la práctica. Así, la lucha incansable de las compañeras transformó el discurso igualitarista y progresista de la Universidad pública en denuncias penales y en violencia contra las trabajadoras.

Por todas estas razones hacemos un llamamiento a multiplicar el apoyo a las trabajadoras que están tomando el rectorado.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Conflicto en Comahue: trabajadorxs y estudiantes en lucha

M. (desde Neuquén, para RPM)

fadelUna vez más la Universidad Nacional del Comahue protagoniza uno de los conflictos más significativos y complejos de nuestra coyuntura: mujeres trabajadoras de limpieza que son tercerizadas, precarizadas, despedidas y criminalizadas por las autoridades, luchan y resisten tomando el decanato y el rectorado.

Las autoridades de la Universidad, Crisafulli y Nataine en el rectorado (kirchneristas aliados al sector no docente del Movimiento Popular Neuquino1) y Pescader en el decanato de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (espacio afín al PCR), desde un primer momento optaron por naturalizar la tercerización del sector de limpieza y la consecuente precarización laboral de las trabajadoras. Los límites de su rancio progresismo les impide reconocerlas como parte del sector no docente, incluidas en el convenio colectivo de trabajo, porque detrás de este conflicto no solo hay negocios sino que además se despliega una política de disciplinamiento a lxs trabajadorxs y estudiantes que se atrevan a organizarse y luchar.

Tercerización del servicio de limpieza

Como en gran parte de las universidades nacionales, el servicio de limpieza se encuentra tercerizado desde los años 90’, sin embargo el Convenio Colectivo de Trabajo del sector no docente lo incluye explícitamente dentro de las tareas que le competen.2

La tercerización implica introducir un tercero en la ecuación laboral, alterando la relación dual entre empleador y colectivo de trabajo. Detrás de la racionalidad empresarial y su principio de aumentar la productividad, los principales efectos de la tercerización son: el desdibujamiento en la configuración jurídica del empleador, la división de actividades consideradas por el empleador -difuso pero innegable- como ‘centrales’ y ‘periféricas’, la distinción a su vez de modalidades internas y externas de tercerización. Todas sus implicancias apuntan a la fragmentación del colectivo trabajador en una heterogeneidad de situaciones que atentan contra sus derechos laborales, fundamentalmente contra el derecho de los derechos laborales: el derecho a la unidad para la protesta. Este es el punto central de la tercerización: obstaculizar las posibilidades de organización y representación de base de lxs trabajadorxs.

A pesar de todos estos obstáculos, lxs trabajadorxs lograron organizarse y luchar contra las condiciones de precarización laboral que les impone el régimen de tercerización. En 2015, Litoral Cleaning, la intermediadora del servicio en FaDeCS (Facultad de Derecho y Ciencias Sociales), incurrió en una serie de incumplimientos que motivaron diversas acciones de reclamo por parte de lxs trabajadorxs, quienes terminaron siendo despedidxs. En ese marco se dio un largo conflicto que implicó la toma de la facultad y como salida la universidad propuso –algo que sólo fue un desplazamiento en el tiempo- que se incorporaran a una cooperativa constituida y de esa manera continuar con el servicio tercerizado, pero ahora, vía cooperativa.

Frente a las condiciones de desventaja competitiva con otras empresas3 y el reconocimiento de la precariedad laboral que encierra la figura de la cooperativa, que se manifestó entre otras situaciones en el descuento por adherir al paro nacional convocado por las centrales gremiales, lxs trabajadorxs resolvieron apartarse de la cooperativa y reclamar sus derechos laborales como trabajadoras de una universidad nacional.

La gestión de la universidad respondió despidiéndolas y criminalizándolas por llevar adelante las medidas de fuerza. Apostando a quebrar la lucha hambreándolas, ni siquiera se han dignado a pagar los días adeudados.

Precarización del trabajo en la universidad

Los primeros escalones del conflicto se remontan al momento en el que aún se encontraban bajo la tercerización de la empresa fantasma4 Litoral Cleaning. En ese momento cobraban 3500 pesos cada trabajadora y el problema era que la empresa no proveía de los insumos para poder realizar las tareas de limpieza. Luego vendrían los retrasos en los pagos y finalmente los despidos.

Mientras todo esto ocurría, las trabajadoras sufrieron el destrato, maltrato y hasta situaciones de violencia de género que fueron invisibilizadas por las autoridades. Puntualmente se dio una situación con un trabajador no docente del área de mantenimiento que además de agredirlas verbalmente le pegó una patada a una de las trabajadoras. Luego de reiterados pedidos, se le dio intervención al protocolo de violencia de género, para que finalmente reconocidas militantes de una organización feminista vinculadas a la gestión de FADECS resolvieran que no ameritaba intervención alguna por no ser estudiantes y considerar que era una situación ‘común’ de maltrato laboral.

Finalmente son despedidas por no seguir vinculadas a la cooperativa y se inicia la toma del decanato para reclamar un proceso que acabe con la tercerización y garantice la estabilidad de lxs trabajdorxs de limpieza. En el transcurso de estos 80 días, el decano se tomó licencia para consumar un viaje a Europa, la oposición por derecha a la gestión del decanato los denunció penalmente por incumplimiento de los deberes de funcionario público, la facultad estuvo de asueto por más de 30 días, lxs trabajdorxs no docentes realizaron una contratoma en contra de las trabajadoras, ingresó la empresa Miga Ven con nuevxs trabajadorxs tercerizados – tercerización de los tercerizados- para garantizar el ‘derecho a la educación pública’ de docentes, estudiantes y no docentes que no dudaron por un segundo en carnerear la lucha de las compañeras de limpieza.

Criminalización de lxs que luchan

Mientras el decanato tomado se vuelve parte del paisaje institucional y se retoman las actividades académicas y administrativas, se logra impulsar una multisectorial por la reincorporación de las trabajadoras en la que participan diversas organizaciones estudiantiles (Cauce, En clave roja, La dignidad, EsTraSo, etc.…) partidos de izquierda (PO, IS, PTS, Nuevo Mas y MST), sindicatos (ATEN capital, Ceramistas), organizaciones sociales y políticas (Frente Popular Darío Santillán, Movimiento La Dignidad, FOL, Familiares y amigos de Luciano Arruga, Radio Zona Libre etc…) y docentes, estudiantes y no docentes sueltos –del palo-.

Además de motorizar diversas actividades de visibilización del conflicto y de fortalecimiento del fondo de huelga, la multisectorial acompañó la movilización de las trabajadoras al Consejo Superior logrando una declaración unánime en contra de la tercerización y a favor de la reincorporación.

En este sentido, la Asociación de Docentes Universitarios de Comahue (ADUNC) y la Federación Universitaria de Comahue (FUC) también se han pronunciado a favor del fin de la tercerización y de la reincorporación, pero no han ido más allá de lo discursivo, sin posicionarse claramente y apoyar abiertamente la lucha de las trabajadoras. Probablemente sus vínculos con el PCR resulten fuertes amarras para intentar jugar estratégicamente de cara a las elecciones del año que viene, aunque hasta ahora no hayan cosechado más que el desprestigio de la gestión de Pescader en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, que además enfrenta una denuncia penal por incumplimiento de los deberes de funcionario público realizada por la oposición política por derecha, y que entre otros costos políticos ya implicó la renuncia de su Vicedecana.

Al acercarse el fin del cuatrimestre se resuelve tomar también el rectorado, a lo que la gestión responde con una inmediata denuncia penal en juzgado federal, imputando el delito de defraudación de la administración pública5 a tres de lxs trabajadorxs, un estudiante y una trabajadora no docente, promoviendo la vía represiva por la que es inminente la actuación de las fuerzas federales. Al mismo tiempo, el rectorado despliega una estrategia de criminalización que no sólo estigmatiza a las trabajadoras excluyéndolas de la categoría de miembros de la comunidad universitaria, sino que además sostiene un discurso macartista en el que responsabiliza de la toma de rectorado a ‘grupos minúsculos de izquierda vinculados al PTS, PO y IS.’

Al mismo tiempo que realizaba la denuncia penal, el rectorado convocó a una movilización en ‘defensa de la educación pública’ nutriéndose de trabajadores no docentes –algunos de ellos confesaron haber sido obligados a participar-, militantes kirchnerista –entre ellos afiliados a ATEN provincial- y del Movimiento Popular Neuquino, con el objetivo de recuperar ‘pacíficamente’ las oficinas de rectorado. Objetivo que no pudieron lograr, porque desde el rectorado tomado las trabajadoras acompañadas por estudiantes, docentes, no docentes y graduados, y la multisectorial por la reincorporación resistieron y mantuvieron sus posiciones.

En la última asamblea general interclaustro, se lograron diversos acuerdos que proyectan la ampliación del apoyo a las trabajadorxs y el repudio al accionar del rectorado, a tal punto que se propuso y votó el pedido de renuncia del rector, moción que no ganó por cinco votos debido a la intervención de un sector docente que promueven la vía institucionalista para resolver el conflicto, es decir, apuestan a activar algún resabio progresista en la actual gestión.

Mientras todo esto ocurre, las trabajadoras demuestran una inmensa convicción por la lucha que están dando, una sorprendente capacidad de generar empatía con otrxs trabajadorxs y con muchxs estudiantes, y sobre todo, día a día mientras el cansancio, el hastío, el cinismo, la desesperanza las acecha, ellas muestran lo inmensas que son en la lucha por limpiar -esta vez sí y no literalmente- la mugre de la universidad.

————————————————————————–

1 El mismo que mató con su policía al maestro Fuentealba

2 Según el CCT en el Agrupamiento mantenimiento, producción y servicios generales, el artículo 49 dice: “Este agrupamiento incluirá al personal que tenga a su cargo tareas de producción, mantenimiento o conservación de bienes, vigilancia, limpieza de locales y edificios públicos, manejo de equipos y vehículos destinados al servicio y las que impliquen atención a otros agentes y al público.”

3 Basta con revisar las resoluciones rectorales para constatar que en los últimos meses el servicio de limpieza de los diversos asentamientos de la UNCo en el Alto Valle son monopolizados por la empresa MIGA VEN a la que se le viene prorrogando los contratos cada dos meses debido a que los montos de contratación superan los límites establecidos.

4 Empresa cuyo domicilio legal a más de 1000 km en la pcia. de Santa Fe, se encuentra exactamente en un terreno baldío.

5 Delito de tipo abierto en el código penal, que no es excarcelable y tiene una condena mínima de seis años.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El ajuste, causas y explicaciones

                       eneko_crisis-2                                                                                                              

                                                                                                                            Jorge Saavedra (RPM)

Hay un lugar común en el que coinciden las más diversas fuerzas políticas, desde la derecha hasta la izquierda, todos reconocen que el gobierno está aplicando un durísimo ajuste económico. Todos admiten que las medidas adoptadas perjudicaron a gran parte de la población, especialmente a los más humildes. Sin embargo, cada sector político sostiene una explicación diferente sobre las razones del ajuste. En este artículo nos proponemos examinar los argumentos del macrismo y el kirchnerismo, finalmente presentamos una explicación alternativa.

El gobierno y la tesis del dolor necesario

El macrismo sostiene la tesis del “dolor necesario” (Letra P, 2/8/2016). El presidente reconoció que muchas de las decisiones que tomó “fueron duras, difíciles, dolieron y siguen doliendo” (La Capital, 10/7/2016). Sostiene que fueron necesarias por culpa de la pésima gestión anterior, que dejó el país al borde del abismo. El denominado “sinceramiento” de la economía era un paso doloroso pero necesario para ingresar en la senda del crecimiento. “Me duele tomar algunas decisiones, lo que generan, pero es el camino de la verdad” (La Nación, 7/4/2016). El consultor ecuatoriano Durán Barba, aceptó que Macri “ha tenido que tomar las medidas más duras” (Telam, 4/12/2016).

Según el gobierno, el crecimiento de la economía durante el kirchnerismo estuvo basado en una ficción, fue sustentado por el incremento artificial y desmedido del consumo. El empleo también fue sostenido de manera artificial, gracias al incremento innecesario de trabajadores estatales. Este modelo requería de la emisión monetaria permanente y el crecimiento ilimitado del gasto público, que generaban inflación y hacían inviable al “modelo kirchnerista” en el largo plazo, conduciéndolo inexorablemente a una catástrofe (son abundantes las comparaciones con Venezuela). En su lugar, el gobierno se propone recortar el gasto público y reducir la emisión monetaria. Dice que apuesta a seducir a los capitales extranjeros para que realicen inversiones genuinas que generen «empleo de calidad».

En definitiva, el gobierno afirma que es imprescindible “reorientar la economía hacia la inversión y las exportaciones” porque considera que “el modelo de crecimiento basado en el consumo interno está agotado” (Telam, 10/12/2016). Esta transición, entre un modelo basado en el consumo a otro sostenido en la inversión, sostienen, resulta inevitable y dolorosa. Pero sería la única forma de promover un crecimiento sostenible y crear empleo de calidad.

El kirchnerismo y la salida progresista de las crisis

Los defensores de la gestión anterior dicen que el gobierno de Macri está llevando adelante una política económica típicamente neoliberal. El kirchnerismo sostiene que la crisis fue generada por el mismo gobierno, porque alentó una distribución regresiva del ingreso y realizó una apertura indiscriminada de las importaciones. La pérdida del poder adquisitivo y el ingreso de productos extranjeros, perjudicaron a los trabajadores y a las pymes, destruyendo el mercado interno.

Para salir de la crisis, argumentan, hay que recomponer el poder de compra de los salarios y frenar el ingreso indiscriminado de productos importados, para insuflarle vida nuevamente al alicaído mercado interno, fuente de toda riqueza. Si aumentan los salarios, aumenta la demanda interna y por ende aumenta la producción nacional, entrando nuevamente la economía en un círculo virtuoso, circuito que el gobierno desarticuló, ocasionando el quiebre de empresas y comercios, generando hambre y desocupación. El gobierno destruye cualquier “brote verde que pudiera surgir por el lado del consumo y la producción nacional” (Página 12, 4/2/2017).

Entonces, para el kirchnerismo, la crisis es responsabilidad del gobierno de Macri y proponen una salida progresista, el aumento de salarios sería una de las claves para retornar al círculo virtuoso de la economía. La rebaja de las tarifas aliviaría la situación de las pymes y de la población en general. La recomposición del mercado interno, beneficiando a los más necesitados, sería la clave para salir de la crisis.

Una explicación desde la lógica del capital

Las crisis económicas se originan cuando los capitalistas dejan de invertir. Entonces, la economía se detiene. ¿Por qué los empresarios toman esa decisión? Porque las ganancias descienden por debajo del mínimo que consideran deseable. ¿Cómo se sale de la crisis? Incrementando nuevamente el margen de ganancias. En ese caso, los capitalistas encuentran apetecible volver a invertir, así vuelve a girar la rueda de la economía.

Entonces, los capitalistas sólo invierten cuando consideran que la tasa de rentabilidad es “razonable”, de lo contrario no lo hacen y se ingresa en un ciclo recesivo, donde disminuye la producción y se despide personal.

Desde hace 5 años, por diversos motivos, las ganancias capitalistas se fueron erosionando, en consecuencia, la inversión fue cayendo. ¿Cómo se recupera la rentabilidad? Reduciendo el costo de la mano de obra, es decir, bajando los salarios reales.

Más allá de cierta pirotecnia verbal, todas las fracciones de la burguesía coinciden en este diagnóstico. Este es el motivo, por el cual, las medidas económicas que proponían los principales candidatos burgueses eran muy similares, esto también explica el transfuguismo.

Al contrario de lo que piensa la progresía y sectores de la izquierda, no existen salidas progresistas a las crisis capitalistas. Es decir, la economía no puede volver a crecer aumentando los salarios o, como plantean algunos, estatizando los resortes fundamentales de la economía, o mejorando las condiciones de vida de las masas. En otras palabras, en el capitalismo, las crisis siempre las pagamos los trabajadores.

Para relanzar el ciclo de la acumulación capitalista, se deben generar las condiciones para recuperar la tasa de rentabilidad, sólo entonces, el capital vuelve a invertir y se reinicia el ciclo de crecimiento económico.

El ajuste que está llevando adelante el gobierno actual, responde a necesidades profundas del capital, no se debe a sus ideas neoliberales, ni a al origen gerencial de sus ministros, ni a su educación en escuelas privadas, ni por mera maldad. Las medidas gubernamentales tienen como objetivo recomponer la tasa de ganancias de los empresarios. Su contraparte inevitable es el deterioro de las condiciones de vida de las masas.

La quita de las retenciones, la devaluación del peso, el aumento de los servicios públicos, los estrictos topes salariales, las cláusulas de productividad, las buenas relaciones con las potencias imperialistas, el disciplinamiento del movimiento obrero, estos elementos tienen por objetivo incrementar las ganancias capitalistas y generar un clima confiable de negocios, para incentivar la inversión capitalista y reiniciar un nuevo ciclo de acumulación. Las denuncias de corrupción, verdaderas o falsas, apenas encubren estos objetivos de fondo.

La única solución definitiva en favor de los trabajadores consiste en terminar con el trabajo asalariado, expropiar a los empresarios y socializar los medios de producción. En caso contrario, el capital siempre encontrará la forma de recuperarse, disminuyendo el salario de los trabajadores, recomponiendo sus ganancias y reiniciado un nuevo ciclo de acumulación.

Sin embargo, los trabajadores no deben contemplar pasivamente el ataque a sus condiciones de vida, resulta imprescindible organizar la resistencia al ajuste, defendiendo los salarios, los puestos y las condiciones de trabajo, fortaleciendo la organización en los lugares de trabajo, practicando la democracia sindical, explicando pacientemente la necesidad de la lucha colectiva y la solidaridad de clase, frente al discurso gubernamental que promueve el individualismo y el sálvese quien pueda. Los períodos recesivos son momentos en que se pierden ingreso y conquistas. Pero si la clase obrera no resiste, las pérdidas serán mucho mayores y las posibilidades de mejorar la relación de fuerzas serán escasas.

Crisis económica y democracia capitalista

La crisis económica deja en evidencia una característica central del régimen capitalista. La decisión de invertir se encuentra en manos de privados, es decir, está reservada a una pequeña porción de la sociedad. El conjunto de la población está pendiente y sometida a las decisiones que adopte este sector diminuto, al cual se nos invita a complacerlo para que no se disguste, para que invierta y genere trabajo.

Los empresarios son los únicos que resuelven si se produce, qué se produce y cómo se produce. Son ellos los que verdaderamente votan todos los días y no cada dos años, decidiendo la suerte de millones de seres humanos. Son sus pareceres los que determinan la vida de la inmensa mayoría de la población.

Ese gigantesco poder de decisión está vedado a las grandes mayorías populares, lo ejerce una pequeña minoría de la sociedad. Los socialistas proponemos que ese poder debe pasar a manos del pueblo trabajador, socializando los medios de producción, única manera de construir una sociedad verdaderamente democrática, terminando con la dictadura del capital.

Las elecciones que se avecinan, cualquiera sea su resultado, no torcerán la lógica implacable del capital, la crisis seguirá su curso, sin que pueda ser resuelta en favor de la clase obrera, dentro de los límites de este sistema.

Palabras finales

Tanto el macrismo como el kirchnerismo han generado cierto sentido común entre sus seguidores y franjas importantes de trabajadores. Por ese motivo, resulta fundamental analizar los sistemas de ideas que defienden estas corrientes políticas burguesas, porque sus explicaciones se han hecho carne en amplios sectores de la población. Las experiencias cotidianas de millones de personas son procesadas por el tamiz de estas interpretaciones de la realidad.

En definitiva, es fundamental comprender sus argumentaciones, analizarlas seriamente y desmontar sus supuestos, sembrando el terreno para una interpretación alternativa, una explicación socialista del mundo. La batalla ideológica es tan importante como la política y la sindical. En estos momentos, quizás como nunca antes en la historia, es imprescindible reconstruir el ideario socialista entre las más amplias masas de trabajadores, que dispute el sentido burgués del mundo. Explicar pacientemente la lógica del capital, es parte de esa inmensa tarea.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

El orden reina en la Docta

RPM Córdoba

bondic

El Arte de la desmovilización

El domingo 11 de junio por la tarde-noche circuló un comunicado de la CGT regional Córdoba invitando a todos los gremios a una “convocatoria urgente” para las 11,30hs del día siguiente, lunes 12 de junio, para luego marchar a la sede de la UTA, epicentro del acampe de los/as huelguistas de base de UTA que ya cumplían una semana de protesta.

El lunes 12 era el día “D” del paro: se sabía por todos los medios disponibles que la municipalidad de Córdoba había montado un espectacular “plan de emergencia”: casi un centenar de ómnibus habían sido llevados la noche del 11 a la sede de Aviación Militar para desde allí partir en recorridos troncales entre las 7 y 21hs. del día “D”. El boleto, se anunciaba, sería gratis, pero con la compañía de gendarmes adentro y policías en moto por detrás. Dicho con precisión: 1500 policías, 400 gendarmes. Así fue que todo el mundo durmió ese domingo imaginando un lunes a batalla campal entre huelguistas y gendarmes.

Sin embargo…nuestro despertar fue con una aterradora foto en blanco y negro que circuló desde ese temprano Lunes 12 mostrando un ómnibus custodiado hasta los dientes y con pasajeros en viaje hacia algún campo de concentración… Fue un crepuscular amanecer. La foto devolvía la imagen de que vivimos adentro de un colectivo vigilado, donde sin gran esfuerzo imaginativo podíamos leer su cartel, y nuestro destino: “El trabajo los hará libres”.

Muchos de nosotros imaginábamos que el operativo fracasaría, pero la verdad del escenario de militarización retrotraía ya no al Cordobazo sino más bien a un ambiente de Navarrazo posmoderno, con el jefe de policía transmutado en el propio Ramón Mestre (UCR), quien no tendría que desplazar de un golpe a nadie porque la propia sociedad ya lo había hecho por él. En efecto, nadie se indignó; aún más, al final del día “D” los colectivos abarrotados de gente preanunciarán una derrota descomunal del movimiento huelguístico.

En simultáneo, el gobernador Schiaretti (PJ) regresaba ese lunes de sus vacaciones en Brasil, presto a juntarse con el intendente Mestre para elaborar un proyecto de ley que limitase las huelgas de colectivos declarándolas “servicio esencial”. La Voz del interior, LV3 y hasta los medios progresistas clamaban por el fin del “paro salvaje” (un botón de muestra: cuando el paro cayó un movilero de radio Mitre espetó en nuestros oídos: “¡ahora sí podemos festejar!”). Pero aquel lunes no hubo quorum para tratar la ley en la cámara de diputados de la nación; sin embargo, el miércoles 14 sí lograrán aprobarlo, y de locales, en la legislatura de Córdoba, con tan sólo 5 votos en contra, entre ellos el de la legisladora del FIT, Laura Vilches.

Es en este clima que el llamado de la CGT regional Córdoba del domingo 11 a la tarde-noche sonaba a desafío…, no digamos a Cordobazo, pero sí a un acto reflejo elemental de solidaridad de clase aunque proviniera de una cueva de Vandores y Ruccis. Todos los sabíamos, pero lo negábamos, y en esa negación imaginábamos que los trabajadores municipales labrarían actas de infracción a los choferes carneros, que los camioneros impondrían piquetes para bloquear los colectivos, que los de Luz y Fuerza cortarían el servicio de electricidad, que los docentes no dictarían clases, que los recolectores de basura harían lo suyo, y así, el “paro provincial” caería por su propio peso.

Pero entonces… ¿qué ocurrió?, minutos antes de arrancar la marcha del día “D”, prevista para las 14,30hs, Suárez (Luz y Fuerza), Pihen (estatales), Daniele (municipales), anunciaron que no marcharían, aunque sí sus “cuerpos orgánicos”, esto es, sus segunda línea de mando burocrático. Monserrat (UEPC, docentes) ni se pronunció, y Urbano (UOM) atacó sin pelos en la lengua a los choferes porque la UTA, sostuvo, nunca los apoyó en sus reclamos.

El que sí jugó todas sus fichas fue Mauricio Saillén (Surrbac, recolectores de residuos), junto a una pléyade de ignotas comisiones internas y dirigentes sindicales de dudosa combatividad, como los de CTA autónoma, donde su secretario general, Pablo Carro (ADIUC, docentes universitarios) apuesta moneditas a ocupar algún lugar en la lista del kirchnerismo local, mientras mira al costado los más de 100 días de inacción respecto de su propia paritaria docente.

Algunos estudiantes nucleados en la FUC, corrientes estudiantiles y partidos de izquierda sí marcharon, pero no ocupaban juntos ni media cuadra (la UNC sola tiene 130.000 estudiantes). La marcha del día “D”, que finalmente arrancó cerca de las 15hs, contó con una sólida base de 200/250 choferes y mujeres de trolebuses; sobre ellos/as reposaban todas las esperanzas…las mujeres armaron una poética línea de cabecera de marcha: su dignidad, su decisiva actitud, todo lo podía.

¿Qué es esto?

Sin embargo, otra vez, otra vez…en un momento determinado irrumpió una columna sólida de trabajadores del Surrbac; lo hizo justo por el medio de esa cabecera que aún no se decidía a arrancar para dar lugar a la marcha. Fue paralizante, casi todos lo vieron y callaron. Ellos, todos hombres, pasaron al frente y decidieron de facto el arranque de la marcha, que fue desde entonces desordenada, rara, sospechosa por ese mismo acto. Algo allí se perdió, se quebró y no se recuperó.

Luego de unas 5 cuadras se llegó al palco, todo preparado por el Surrbac para su máximo dirigente: Mauricio Saillén, un showman patriota, chauvinista, coreado y vitoreado por sus afiliados-fans. Abrió el acto una chofer de trolebús: 3 minutos de dignidad y un llamado al paro provincial; siguió otra chofer, mismo tiempo, misma dignidad; luego se llamó al palco a un chofer, pero nadie lo encontró…, mismo movimiento con otro chofer. Más luego habló Pablo Carro, escupiendo una verba recargada de estado de bienestar perdido con mercados internos deprimidos, y cerró él: Saillén. Terminó y terminó todo. (Ah, se cantó el himno nacional…)

Al final, nadie sabía qué pasaba. ¿Seguía la huelga?, ¿había paro provincial?, ¿cómo continuar?, ¿qué significaba que Saillén domine, abra y cierre todo el día “D”?, nadie lo sabía, ¿por qué tanta ignorancia?, no lo sabemos. Pero sí pensamos que fue una puesta en orden adentro del Orden.

A unos 100 metros, una peculiar asamblea de choferes se debatía entre ajusticiar al sujeto que no apareció en el palco y comprenderlo en su “tuve un problema personal, pido perdón”. Así era todo. Un dirigente obrero del FIT llegado de Buenos Aires para el acto apenas si pudo ser reconocido. No se sabe si habló; y si lo hizo, nadie sabe qué dijo.

Orden

Durante la huelga los choferes se enfrentaron a los medios, pero no construyeron canales de contrainformación que contrarresten o intenten torcer a la “opinión pública”. Saber realmente qué ocurría con el acampe fue difícil en extremo; incluso in situ era una incógnita qué es lo que estaba sucediendo. El deseo de información se convirtió en una trampa; o lo que es lo mismo, el que tenía información no sabía qué hacer: he ahí la tragedia oculta. No sabemos si existió fondo de huelga, si lo necesitaron o no. La izquierda estaba, pero era indistinta su presencia. No agregaba ni restaba: suma cero en la lucha de clases; grandes sumas en la carrera al Parlamento. (Mal camino, señalan los libros del marxismo).

Finalmente, tras 8 días, el martes 13, día siguiente al día “D”, la huelga quebró. Se quebró. La quebraron.

De inmediato, en la pelea por aplastar a los huelguistas del futuro, el “gringo” Schiaretti exigió que “mañana mismo” el transporte sea declarado servicio esencial. En esa jugada se adelantó al mismísimo Mestre, engolosinado con que se mantengan los despidos. Mientras, este odio de clase era mirado en primera fila por los popes de la CGT regional Córdoba, que descollaron en todo. El martes 13 fue su banquete: el asco hacia todo movimiento que cuestione su poder justificó cualquier, digamos, traición…

¿Final?

De luchar contra la intervención de la UTA nacional y reclamar paritarias, el heroico movimiento de los huelguistas tiene ahora otro objetivo por delante: pelear por la reincorporación de todos los despedidos, más de 150 trabajadores. Deberá enfrentar la renovada opinión pública que pide “más sangre” y espera de sus funcionarios el escarmiento a “los salvajes”. Deberá enfrentar a su propio gremio, la UTA, que ahora va por el desafuero de los/as delegados rebeldes.

Con los trabajadores del transporte en retroceso, queda ver hasta dónde gobierno, empresarios y burocracia de la UTA logra hincarles el cuchillo.

Por debajo de estos últimos estertores del conflicto, se juega un sentido en disputa.

Un movimiento puede partir por cuestionar lo que considera “injusto” (normalización sindical, reconsideración de paritarias), puede incluso luchar por mejorar sus condiciones de explotación (salario que supere a la inflación), y en ese devenir a veces puede obtener mejoras parciales. Pero en momentos de ajuste feroz y retroceso ideológico como el que transcurrimos la tendencia es a perder por sobre lo que se creía poder ganar. Y esto es así porque lo “justo” es “trabajar sin joder a los demás”…y el que protesta “tiene ganas de joder a toda la sociedad”…y al que jode, es justo “hacerle caer el peso de la ley”… ¿y cómo se legitima este horror?, con el voto, esto es, la delegación voluntaria del poder de las masas hacia sus propios verdugos: el intendente Mestre ya anunció que hará una consulta popular junto a las PASO con 4 preguntas: 1) “¿Está de acuerdo con que las asambleas de los empleados municipales se realicen fuera del horario y el lugar de trabajo, siendo falta grave su incumplimiento?”, 2) respecto a la publicación de los sueldos de trabajadores “¿Está de acuerdo con que el municipio continúe difundiendo información pública?”, 3) “¿Está de acuerdo con que el transporte urbano de pasajeros sea considerado servicio esencial?”, y 4) “¿Está de acuerdo con que el Municipio avance en la descentralización geográfica de la gestión de los servicios públicos?”.

Bajo el capitalismo las crisis nunca las pagan “los de arriba”. Esto no invalida que el movimiento pueda robustecerse, enderezarse, y desafiar al sistema. Pero para poder hacerlo no alcanza con la democracia obrera. No alcanza con la defensa (acto reflejo) de los niveles salariales y los derechos obreros. Hace falta que avance también en un sentido de crítica radical a todo lo establecido.

Se sabe, el engranaje del Capital funciona bajo un modo particular de justicia. Imposible cambiarlo si no es de raíz.

Publicado en Notas Varias | Etiquetado | Deja un comentario

Significado de la lucha de los choferes de base de UTA Córdoba

Lo que empezó en marzo de este año con la elección de delegados de choferes en UTA Córdoba, donde ganaron delegados opositores a la vieja conducción, en el marco de un fuerte reclamo de las bases contra la intervención de la UTA local que ya lleva más de un año, terminó transformándose en la mayor lucha obrera vista en Córdoba en las últimas décadas. Los choferes rechazan a su dirigencia gremial, la famosa y temida “burocracia de la UTA”, hoy dirigida por R. Fernández, que les refrendó un escandaloso aumento salarial del 21% en 3 cuotas, a tono con los miserables aumentos logrados por gremios oficialistas como UPCN. Los choferes de Córdoba no reclaman por la paritaria nacional, se ajustan a ella. En cambio,  exigen  que el aumento sea trasladado al básico, como corresponde de acuerdo a actas y normativas vigentes. ¿Quién protege a las empresas y hace la vista gorda con la burocracia sindical? El Estado, municipal, provincial y nacional. 

Como era de esperar, un gigantesco frente patronal se alzó contra los/as choferes, asentado en el odio de clase que difunden los medios de comunicación hacia todo huelguista, pero que en este caso se agudizó al estar suspendido el “libre derecho” a “circular”, o en otras palabras, al estar impedido el transporte urbano de cientos de miles de trabajadores que sufren la ausencia total de derechos laborales o que se ven empujados a llegar al trabajo para no perder el “presentismo” y presiones por el estilo. La trillada guerra de pobres contra pobres, de trabajadores sindicalizados contra precarizados, de trabajadores “bien pagos” (todo un mito) contra súper explotados, es sabiamente utilizada sobre el sentido común dominante en las últimas décadas en argentina: el “Yo no paro”, la “cultura del trabajo”, el respeto al ciudadano, al orden legal, etc. Por caso, los choferes rechazaron la conciliación obligatoria y eso es presentado como un inaceptable desafío al orden democrático; pero de los más de 100 despidos que durante estos días de huelga se fueron sucediendo poco se habla. Y está claro que los despidos buscan no solo quebrar a las bases sino también retraer la discusión a su difícil reincorporación.

  Los métodos

¿Cómo se sostiene una medida que paraliza el transporte de la 2da mayor ciudad de argentina por más de 6 días?  Con piquetes en las puntas de línea -donde las empresas están resguardadas por la guardia de infantería-, y un acampe en la puerta de la sede de UTA-Córdoba, un enorme edificio ubicado en la avenida más céntrica de córdoba capital. Los piquetes en punta de línea son el frente de batalla más agudo; allí los choferes han llegado a tirarse debajo de colectivos para evitar que carneros pagados por la empresa salgan con custodia policial a circular por las calles.  Ese intento patronal fracasó estrepitosamente en varias ocasiones. Lo mismo cuando los delegados se enfrentan a la prensa y no dudan en acusarla de demonizarlos ocultando los verdaderos motivos de la lucha, incluso señalándoles la malograda paritaria de los propios trabajadores de prensa local, constituyendo todo una innovación en las formas de difundir el reclamo: no se deja de denunciar el rol de los medios de comunicación sobre los propios periodistas.

Al menos 4 cuerpos de delegados, compuestos por hombres que manejan ómnibus y mujeres a cargo de los trolebuses), de composición política muy heterogénea, conforman no obstante el compacto colectivo rebelde. Realizan asambleas en la calle cortada, donde pueden verse algunos/as referentes como Marcelo Marín, o las choferes de trolebús Sonia Beas y Erica García, pero no puede decirse que exista un liderazgo claro ni mucho menos que la base lo busque o lo necesite, al contrario, los referentes y delegados suelen ser discutidos por las bases.      

 ¿Quién dirige a los/as conductores?

En principio, nadie. No hay corrientes políticas que se destaquen o impongan. Sí, en la necesidad de hacerse de aliados que ayuden a sostener semejante lucha, los choferes han solicitado y recibido la solidaridad de gremios estratégicos como el Surrbac (recolectores de residuos, de la CGT rodríguez Peña, kirchneristas), Luz y Fuerza (Suárez, línea delasotista), o también UEPC (docentes), y peones de taxis, que rompieron el intento de la municipalidad de Córdoba (Mestre, UCR-Cambiemos) de quebrar la huelga con un sistema de taxis-colectivos a $15 que nunca funcionó. También aparecieron esporádicamente algunas agrupaciones estudiantiles de izquierda universitaria y escasos referentes de la FUC (dirigida paradójicamente por el “Frente Agustín Tosco”, todo una señal de época…), están todos enfrascados en las elecciones a centros de estudiantes.  

Los apoyos sindicales son difíciles de interpretar con claridad: pueden obedecer a un genuino sentimiento de hartazgo gremial respecto de la demonización de toda huelga, o a una imperiosa necesidad de que algún conflicto resulte en victoria para los trabajadores en un contexto de clara derrota de la mayor parte de las huelgas (estatales, docentes, privados, etc.), o a un pase de facturas entre el PJ alineado a Schiaretti contra Mestre en un escenario preelectoral, entre otros factores. Las dudas vienen porque todos los sindicatos mencionados no pueden señalarse como combativos; al contrario, no solo patean para adelante cualquier paro provincial, sino que en uno de los improvisados actos a los que pudimos asistir vimos como el líder de Luz y Fuerza, Suárez, espetó a las bases enérgicamente de que “¡esto no es una asamblea!”, en clara alusión al carácter ampliamente deliberativo y discutidor de las bases de UTA que in situ coreaban a favor o en contra de ir a Buenos Aires a negociar, en otras palabras, una clara sanción del orden burocrático sindical (Suárez) a esa muestra de espontaneidad inorgánica y caótica de las bases de UTA.

A su vez, cuando se conversa con las bases, en especial las mujeres, nos suelen comentar que recién con este conflicto saben o alcanzan a conocer los nombres de los dirigentes, y es notorio escucharles el odio hacia lo que denominan como la “burocracia sindical” que siempre “nos entrega”. Este odio a la burocracia es muy genuino y está en franco desarrollo y expansión, ¿efecto del post “ponéle fecha al paro?. No lo podemos saber. Los y las choferes también cantan el himno, bailan con la bandera de Córdoba (creada bajo la gestión de Schiaretti), putean a la UTA, y aclaman a un líder ferroviario que fue el único dirigente que llegó desde Buenos Aires a solidarizarse con los huelguistas y al que le fue permitido subir a un improvisado palco, previo desfile con solicitudes de “selfies” de la base de UTA: el aclamado “Pollo” Sobrero. Finalmente, la izquierda carece de peso, pero no es hostigada por las bases.

¿Frente a qué estamos?, sin dudas, insubordinación de bases contra sus dirigentes, contra los aumentos por debajo de la inflación, pero con un horizonte de politización débil e impredecible que quizás explique la audacia pero también la desesperación de medidas de acción individuales (tirarse debajo de los ómnibus) …Por la necesidad de aliados, los choferes pueden caer bajo el influjo político de los gremios señalados que a su turno están jaqueados por la deslegitimación de derrotas y sus dudosos planes de lucha. La izquierda sigue de lejos y con cierta mezquindad, dando publicidad o informando del conflicto de acuerdo al grado de inserción que va teniendo en el mismo.

Desde la Revista Propuesta Marxista nos solidarizamos con los compañeros y compañeras que están llevando adelante el conflicto más importante frente al ajuste junto al protagonizado por los docentes. Y apostamos cuanto esté a nuestro alcance para su triunfo. Porque si ganan ellos no ganan todos… ganamos los trabajadores!!.

Revista Propuesta Marxista. (Córdoba)

cc090617e012f04_crop1496976719208.jpg_258117318

 

Adenda: “El misterio del Pollo”

Rubén el “Pollo” Sobrero, dirigente porteño de la Unión Ferroviaria y militante de Izquierda Socialista (partido trotskista en el FIT), vino y se fue. El miércoles por la tarde circuló por whattsap un audio donde se escuchaba la arenga de Marcelo Marín, delegado de UTA córdoba, diciendo que: “¡se viene el Poio (sic), se viene el quilombo!” y más adelante, en el mismo audio: “aflojá el corazón, empresario!”. Luego, circularon cientos de audios que reflejaban tanto un clima de terror por posibles disturbios a manos de los choferes, y por otra parte los ya clásicos destellos de humor cordobés que anunciaban el desembarco por la Cañada de buques norcoreanos financiados por los delegados de base.  

Hasta donde se sabe, Marín está muy lejos de la izquierda trotskista…sin embargo, ¿por qué vino el Pollo?, ¿no generaría su presencia un ataque maccartista de todo el frente estatal-patronal?. El Pollo llegó el jueves, habló en un improvisado palco y fue aplaudido. Al día siguiente, al mediodía, se acercó lentamente al acampe en el centro, frente a la UTA, acompañado de la ex diputada provincial Liliana Olivero (IS-FIT), generando un revuelo entre las bases que se sacaban selfies, lo saludaban y abrazaban con calidez, hasta que nuevamente se improvisó un palco y, compartiendo escenario con los popes de Luz y Fuerza, habló el Pollo… No dijo nada distinto a la noche anterior, excepto un “clase contra clase” que sí lo distinguió como un cuadro de izquierda, aunque la confusión con la burocracia de Luz y Fuerza y los gritos alusivos a la memoria de Atilio López (UTA) y Tosco (Luz y Fuerza) y el Cordobazo, envolvía a todos en el mismo magma ideológico indistinguible, donde un burócrata peronista (y peor, delasotista como Suárez) comparte palco con un “zurdo” del FIT…todos aplaudidos por las bases en rebeldía. Es probable que la “honestidad”, algo determinante en el surgimiento del clasismo cordobés en los ‘70, y la pronta respuesta solidaria de los ferroviarios liderados por el Pollo, haya calado en los sentimientos de los huelguistas, que lejos están de un reclamo ideológico en sentido fuerte (expropiación de las empresas, por ejemplo). Es probable también que la ubicación del Pollo en la CGT genere expectativas de aliados más pesados que tuerzan el brazo al imperio de la UTA. Sin embargo, no se alcanza a explicar satisfactoriamente su venida a Córdoba. Es probable, y complejo, que finalmente su presencia haya significado casi nada en sentido político; es más, con la feroz interna del FIT de trasfondo, y con el propio FIT local sin llegada clara al conflicto ni posibilidades de intervención desde adentro, es probable que los ecos del audio clamando aflojar el corazón del patrón sean más decisivos que las selfies … 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Abajo el 2X1 para los genocidas!

FB_IMG_1494357682598

La Corte Suprema de Justicia de la Nación falló a favor de la impunidad de los genocidas. La decisión de la mayoría, constituida por los ministros Highton, Rosenkrantz y Rosatti, declara aplicable en el caso del genocida Luis Muiña la ley 24.390 (conocida como 2 x 1). Esta norma, vigente entre los años 1994 y 2001, reduce el cómputo de las penas y permite la salida anticipada de la cárcel. Muiña formaba parte del autodenominado grupo “SWAT”, un comando paramilitar interno del Hospital Posadas. Los SWAT recorrían armados los pasillos del Hospital, deteniendo y torturando a trabajadores y vecinos, muchos de los cuales siguen desaparecidos.

El golpe de 1976 estuvo dirigido a destruir la organización de los trabajadores. Mediante el terror, los militares impusieron la reducción de los salarios y el deterioro de las condiciones laborales. Los grupos de tareas y los Falcon Verde, la picana y los centros clandestinos de detención, la apropiación de bebés y los vuelos de la muerte, fueron medios para incrementar la explotación de los trabajadores.

En momentos en que el macrismo y los gobernadores del kirchnerismo y demás  partidos patronales aplican un ajuste dirigido a reducir salarios y precarizar las condiciones laborales, el 2×1 es un recordatorio de que el Estado tiene por función defender la propiedad privada de los medios de producción, base de la dominación capitalista. Las FFAA, en tanto núcleo del aparato represivo estatal, intervienen cuando las acciones de los trabajadores ponen en riesgo la dominación capitalista, restableciendo así el orden del capital. Es por eso que el Estado jamás le suelta la mano a los represores. Sólo la movilización de la clase trabajadora y los sectores populares garantiza el juzgamiento y la prisión efectiva de los genocidas.

El 2×1 es el resultado de la tarea sistemática de la derecha para reivindicar la acción de los militares durante la dictadura, así como también de la división del movimiento de DDHH como consecuencia de la política de cooptación desarrollada durante los gobiernos kirchneristas. Al respecto, reafirmamos la necesidad de la autonomía de los organismos de DDHH respecto al Estado.

El Comité Editorial de la Revista Propuesta Marxista repudia el fallo de la Corte y llama a marchar junto al Encuentro Memoria Verdad y Justicia en rechazo a esta medida que beneficia a los genocidas.

09/05/2017

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Presentación de la Revista Propuesta Marxista.

_DSC0898-2

El día 6/5 se realizó la presentación de la Revista Propuesta Marxista número 3. Agradecemos a los compañeros de la Biblioteca Popular Eduardo Martedí por cedernos el espacio. Les dejamos el link con las intervenciones de Adrián Piva, Agustín Santella y Ariel Mayo.

Presentación RPM

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario